Los estudiantes Matías Calfucura, Carlos Vera, Loreto Triviño, César Gonzalez, Javiera Valdevenito y José Rocco de enseñanza media, a cargo de los profesores Camila Oñate y Marcelo Navarro del Colegio Vimagio, participaron en el 2do Concurso de Fotografía y Relatos Patrimoniales organizado por el Centro Cultural La Unión, con el siguiente relato, consiguiendo una destacada participación en dicha actividad. 

En el año 1976, mientras en la pequeña ciudad de La Unión se celebraba una inédita actividad cívica, Chile pasaba por una compleja circunstancia política. Tres años antes, la dictadura militar, asentaba su soberanía a través de un ataque armado al Palacio de la Moneda. Cerca de las 11:00 hrs. del 11 de septiembre de 1973 acaeció una de las expresiones de violencia política más representativas y determinantes de nuestra historia reciente.  Al año siguiente, el 11 de marzo de 1974, dos documentos presentados por el gobierno militar articularían un proyecto refundacional: la denominada “Declaración de Principios” y el “Objetivo Nacional”, asentarían cada uno, desde la arista política y económica respectivamente, la legitimad del nuevo régimen entrante[1].

A nivel local, por otra parte, La Unión era el centro industrial de la décima región: en la comuna operaba Iansa, Linos, Catamutún, Colun, el molino Grob, además de distintas maestranzas e industrias de maderas, por lo que en esta se concentraba un altísimo nivel de producción. Sin embargo, por aquel entonces, el país pasaba por una grave crisis económica, que implicó que numerosas personas vivieran en precarias condiciones materiales y sanitarias. La Srta. Hilda Mercedes Carvallo, dada su trayectoria profesional puede dar fe de ello: profesora normalista, educadora respetada y conocida, ejerció durante 40 años como directora de la Escuela Presidente Jorge Alessandri Rodríguez, consiguiendo la alcaldía de La Unión entre el año 2008 y 2012. Cuando acudimos a conversar con ella para conocer su impresión sobre la fotografía, reconoció de inmediato, al centro, a don Enrique Larre Asenjo, con quien tuvo la oportunidad de trabajar cuando este era jefe de educación de la comuna. Nos contó también que cuando transcurría el año 1976, precisamente él detentaba el cargo de alcalde y que bajo su gestión se hicieron grandes avances, tales como la creación del Estadio Carlos Vogel y la expansión de la luz eléctrica a sectores rurales.

Don Manuel Rumualdo Giovanetti, profesor normalista, fundador y sostenedor del Colegio Vimagio, además de reconocer inmediatamente al alcalde, con quien su padre colaboró en un plan de construcción de escuelas rurales, nos habla largamente sobre este acto cívico allí retratado. Según sus palabras, esta fotografía representa un encuentro coral de profesores, que consiguió –por cierto, en un contexto de gran incertidumbre política- reunir a docentes de Arica a Punta Arenas, siendo la Unión la sede principal de este acontecimiento. En la fotografía, tras la figura de Don Enrique, nos indica la presencia del Capitán de Carabinero de ese período y, ubicado a su derecha, el Párroco Enrique que presidía el encuentro con su bendición. Don Rubén Ramírez, conocido cronista e historiador de la comuna -quien se encontraba entre los asistentes ese día de diciembre del 76- nos confiesa todo lo que le habría gustado participar de la actividad, cantando junto a los demás docentes. Recuerda, asimismo, cómo las autoridades militares y civiles se congregaron en torno a esta actividad, a cargo de Sergio Miranda, director del conjunto coral.

Don Enrique Larre Asenjo -quien amablemente nos concedió una entrevista- dentro de la compleja circunstancia sociopolítica del año 76, recuerda con especial cariño este evento cívico que considera como un hito de su gestión municipal. En ese tiempo, nos cuenta, había un gran porcentaje de desnutrición en la población, y fue a partir de un esfuerzo mancomunado entre el gobierno local y las damas de La Unión que, a través del programa COANIL, se conseguían reunir alimentos y recursos para ponerlos a disposición de las personas más necesitadas; quienes, por lo demás, constituían el sector mayoritario de la población de la comuna, conformado en una buena parte por personas provenientes del sector rural, atraídas por la ciudad y el progreso publicitado a raíz del desarrollo industrial[2]. Las áreas rurales, por su parte, hasta el momento tremendamente aisladas, resultaron beneficiadas por la construcción de caminos, la creación de escuelas rurales, la instalación de agua potable, la recuperación de servicios higiénicos, entre otros. “Como eran tareas que les interesaban a la comunidad, que necesitaban en ese momento, tuvieron un muy buen rendimiento y consideramos que fue un éxito la respuesta de la gente a estos programas. Fue tan así que por esos años hubo un concurso nacional para apoyar a una comuna para hacer una gran obra, y La Unión ganó esos recursos, con los cuales se instaló el agua potable para la comunidad de Puerto Nuevo”.

Durante este convulso período fue cuando tuvo lugar el Primer Encuentro Coral de Profesores, actividad programada por el departamento de educación de la Municipalidad de La Unión, y que respondió a la voluntad de la administración de la época por generar instancias de desarrollo cultural y deportivo. Con este evento, se da el puntapié inicial de una festividad que se realiza periódicamente desde ese entonces. Según la Srta. Hilda este acto no hubiera sido posible sin la cooperación de los colegios de la comuna, quienes prestaron sus instalaciones para alojar a los numerosos docentes que llegaron a participar del evento. Para Don Manuel esta fotografía es un testimonio de que el trabajo docente no se restringe a los límites del aula y de la escuela, reuniendo los docentes amplias cualidades y atributos al servicio de la educación, pero también de la cohesión de una comunidad, en ese entonces profundamente fragmentada por irreconciliables diferencias políticas. El monumento dispuesto a un costado de la actual Gobernación de la Provincia del Ranco –un libro abierto con la felizmente ambigua consigna: “Los Maestros un día cantamos en La Unión”- no solo es la evidencia histórica de este evento, el patrimonio tangible de otra época, sino que la reminiscencia de una circunstancia dirigida a la difusión del arte y la belleza. Un alto en medio de la crisis, aunque sea solo por un instante, para abrirse al otro y superar las diferencias, en un canto a la unidad de La Unión.

Colegio Vimagio, 15 de mayo de 2017.

Bibliografía

  • Giovanetti, Manuel Rumualdo. Comunicación personal. Fecha: 01 de mayo de 2017
  • Larre Asenjo, Enrique. Comunicación personal. Fecha: 13 de mayo de 2017
  • Memoria Chilena. Link: http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-92405.html
  • Mercedes Carvallo, Hilda. Comunicación personal. Fecha: 05 de mayo de 2017
  • Ramírez, Rubén Dario. Comunicación personal. Fecha: 05 de mayo de 2017.
  • Ramírez, R. y Báez, D. (2009) Semblanzas de La Unión. Osorno: Impresur.

 

[1] Memoria Chilena.

[2] Ramírez, R. y Báez, D. (2009) Semblanzas de La Unión.